Pumas y zorros
 


Según la Ley de Caza (Art. N°s 7 y 9  y su Reglamento D.S. N°5 (Art.19) y sobre la base tanto de los estudios poblacionales de los predadores (zorro culpeo y puma) ejecutados por el propio Servicio y/o contratados a terceros y las denuncias de los productores afectados, el SAG  ha implementado una serie de acciones que permitan minimizar el daño sobre las explotaciones ganaderas sin comprometer la conservación de las especies involucradas.


Dentro de estas acciones se cuenta:


1) la realización  de monitoreo de presencia de los predadores  con cámaras fotográficas  (trampas cámaras) que se disparan automáticamente (instaladas permanentemente en sitios claves de la región) y que día y noche detectan la presencia de los animales quedando registrados a través de imágenes fotográficas;


2) monitoreo de las poblaciones de los predadores mediante censos nocturnos dos veces por año;


3) Construcción de 5 corrales protectores pilotos (es decir demostrativos) para pequeños productores de ganado ovino. Tres de estos corrales están en funcionamiento (Bajada Ibáñez, Murta y Cochrane) y pronto se iniciara la construcción de otros dos. Estos corrales  pilotos dentro del Proyecto que ejecuta Funda -Fondo SAG;


4) Autorizaciones de captura y entrega al SAG de ejemplares  de zorros  o pumas.  Dichas autorizaciones pueden ser otorgadas pos SAG de acuerdo con los antecedentes que entrega el productor(a)  mediante declaración jurada;


5) Autorización  para la eliminación (de acuerdo con los métodos y circunstancias que establece la resolución) del animal que causa el  daño; lo anterior dentro del propio predio afectado y contando previamente con la autorización(con los métodos  y circunstancias que establece la resolución) que para ese efecto puede otorgar el SAG). El formato anteriormente indicado se utiliza también para solicitar la autorización para la eliminación del ejemplar, como ultima alternativa. Tal como en el caso de la captura, el ejemplar cuya eliminación se pueda haber autorizado debe ser entregado al SAG. Que claro que no hay apertura a la caza de los predadores sino que autorizaciones caso a caso.